Tienda 965 398 444Taller 965 386 025
Consejos para disfrutar de tu moto en verano
17 Agosto, 2016


1)    Usar trajes de agua.


Si algo bueno tiene el verano es que podemos disfrutar mucho conduciendo nuestra moto, pero, como es normal, es posible que estemos viajando y de repente empiece a llover a mares. En este caso es recomendable que dispongamos de un traje de agua para moto, formado por chaqueta y pantalón o por un mono completo.

 

Este tipo de traje suelen ocupar muy poco espacio, llegando a caber, en la mayoría de casos en el hueco bajo el asiento. Este tipo de prendas no sólo te puede salvar de acabar empapado, sino también de un gran constipado o de fiebre.

En caso de que empiece a llover y no dispongas de un traje de agua, recuerda que la alternativa más rápida es resguardarte en cualquier sitio, pero siempre estando a la vista por seguridad propia.



2)    Revisar la moto.

No es la primera vez que destacamos este punto, ni creo tampoco que sea la última. Es muy importante tener al día la moto, pero aún más en verano, sobre todo por las altas temperaturas que puede llegar a alcanzar.
Con el calor la maquinaria de nuestra moto sufre aún más de lo normal, por ello, es muy importante tener todos los niveles ajustados, aceite cambiado, motor bien lubricado y una buena ventilación para evacuar el exceso de temperatura de forma efectiva.

Otros aspectos a tener en cuenta son las presiones de las ruedas, las pastillas, el líquido de freno y el estado de la cadena.

Y por si acaso, recomendamos llevar siempre encima un kit de supervivencia con las herramientas básicas. Estas herramientas son cinta americana, bridas y un kit de reparación de pinchazos.



3)    Bichos e insectos.

Nuestros grandes compañeros de viaje este verano van a ser una cantidad impredecible de bichos e insectos. Reconozcámoslo, si vamos de viaje en moto algo que nunca va a faltar en la visera de nuestro casco van a ser bichos. Por ello, recomendamos para cada cierto tiempo, no sólo para descansar y tomar algún tipo de refresco o bebida fría, sino también para aprovechar el momento y limpiar esos pequeños bichitos de nuestra visera. Para ello, cogemos un papel mojado y lo pegamos a la pantalla durante cinco minutos, posteriormente frotamos con cuidado haciendo así que desaparezcan la mayoría de bichos.

Tener en cuenta que no se debe de limpiar la visera mientras conducimos, ya que esto puede llegar a suponer un gran peligro tanto para nosotros como para el resto de coches y motos que circulan por la carretera.



4)    Escoge las mejores horas para viajar.

Supongo que este punto lo tiene todo el mundo claro, pero igualmente lo vamos a recordar. Durante el mediodía y las primeras horas de la tarde no es nada recomendable emprender un viaje, ya que suelen ser las horas con la temperatura más altas del día.
Lo realmente correcto, tanto para el que pilota la moto, como para la propia moto en sí, es que primero, se planifique previamente las rutas que vamos a realizar y segundo, emprender dichas rutas a primera hora de la mañana y última hora de la tarde. El resto del día se puede aprovechar para visitar sitios andando, estar rodeado de buena compañía o tomar algo en algún bar (nada de alcohol).

Otra buena opción, pero que ya depende de la persona, es viajar de noche. Suelen ser viajes muy tranquilos, pero en algunos casos confusos, ya que en caso de coger alguna carretera secundaria y la falta de visibilidad pueden llegar a desorientar al piloto.



5)    Olvídate de tomar alcohol.

Como es lógico, el alcohol queda totalmente prohibido a la hora de circular en nuestra moto o en nuestro coche. No sólo es incompatible con los viajes por carretera por temas de seguridad, sino que tiene un efecto deshidratante bestial, pudiendo llegar a producir efectos diuréticos. Por cada 50 gr de alcohol en 250 ml de agua, el cuerpo elimina entre 600 a 1000 ml de agua en forma de orina, llegando a hacer que nos deshidratemos rápidamente.



6)    Muévete.

Si realizamos un viaje relativamente largo en nuestra moto, puede ser que en algún momento nos entre cansancio, sueño o simplemente que sintamos nuestras articulaciones deshumedecidas. Para ello, es bueno moverse un poco, cambiar de postura, buscar nuevas posiciones en el asiento, o simplemente parar para estirarnos o contemplar el paisaje. No debemos de hacer sobre-esfuerzos, y recuerda estar en todo momento refrigerado e hidratado.



7)    Siente, vive y sobretodo, disfruta.

Es absurdo querer realizar una ruta muy larga de una sola tirada. No sólo vamos a terminar rendidos del cansancio, sino que nuestras articulaciones van a sufrir, nos puede llegar a doler la cabeza y, sobre todo, no vamos a disfrutar en absoluto del paisaje. Es recomendable realizar nuestro viaje por tramos, y en caso de ser un viaje muy largo, dividirlo en varios días y realizando varias paradas, de esta forma podrás ver distintos paisajes, probar la gastronomía de distintos sitios y, sobre todo, no terminar cansadísimo por conducir tantísimas horas seguidas.

Recuerda, cuanto más dure el viaje, más entretenido será.

Suscríbete al boletín

PARA SABER LAS ÚLTIMAS NOVEDADES